lunes, 15 de julio de 2019

Universidad Garcilaso planea despedir personal y alquilar locales para sobrevivir



Se vienen despidos masivos en la Universidad Inca Garcilaso de la Vega (UIGV). Para revertir las pérdidas operativas que viene registrando desde hace cuatro
años, la universidad ha decidido desvincular alrededor de 400 empleados, entre administrativos, obreros y vigilantes. La medida —asegura Luis Miguel Sandoval, su director de economía— se hará efectiva a lo largo de este mes. Además, planea liberar algunos de sus locales para destinarlos a la renta inmobiliaria. Ambas decisiones, dice Sandoval, responden a las recomendaciones de una consultoría que encargó la universidad en los últimos meses.
Pero, además, ambas decisiones son tomadas con carácter de urgencia. “Vamos a ser frontales, tenemos que atacar nuestro problema de raíz. Porque si no, la universidad se cierra, incluso sin necesidad de que me lo diga la Sunedu“, afirma Sandoval. Aunque garantizar su sostenibilidad financiera es el principal reto de la universidad hoy, fuentes de Sunedu aseguraron a SEMANAeconómica que éste es apenas el primer paso para lograr licenciarse. La UIGV todavía tiene que revertir la situación de 19 indicadores evaluados inicialmente como “desfavorables” y fortalecer la de otros 13 “en riesgo”.
Esta revista conoció que el lunes 15 la Sunedu inició una serie de visitas a la universidad, destinadas a recabar información sobre los compromisos adquiridos por ésta en su plan de adecuación. Éste será uno de los últimos pasos para determinar si podrá seguir operando o no. La historia del licenciamiento de la UIGV parece estar llegando a su fin.

EL ORIGEN

La UIGV registra pérdidas netas desde el 2016, pero el panorama es aún más complicado al observar sus resultados operativos —que reflejan los flujos generados por el negocio en sí mismo—, en los que arrastra pérdidas desde el 2015. Adecuarse a la Ley Universitaria, promulgada en el 2014, supuso un golpe duro para sus finanzas. “Teníamos cursos online y cursos de actualización a nivel nacional. Ambos se cayeron [la nueva ley prohíbe los cursos 100% a distancia]”, explica Sandoval. El cierre de estas modalidades, además del recorte del año académico de tres a dos ciclos, hizo que su población estudiantil se redujera de 37,000 a 18,000 alumnos y que sus ingresos pasaran de S/243.9 millones en el 2015 a S/144.9 millones en el 2018.
Esta caída en la facturación —41% en tres años— desnudó la estructura de gestión de la universidad, y expuso problemas que antes quedaban cubiertos por los flujos de la educación a distancia. Uno de ellos es su abultado gasto de planilla, que Sandoval atribuye a que obreros, vigilantes y administrativos perciben sueldos muy por encima del promedio del mercado. “Antes los sindicatos pedían aumentos todos los años. Así llegaron a sueldos de entre S/5,000 y S/6,000 para un obrero”, detalla. Aunque los procesos en su contra han sido archivados, la Fiscalía sostuvo que el rector ganaba un sueldo mensual variable superior al millón de soles.
Otro problema fue el uso de recursos para actividades ajenas al coreeducativo, como el negocio de impresión. “Teníamos una imprenta con sobrecarga de trabajo y además tercerizábamos. Era un circuito que le generaba un forado a la universidad”, dice.
Al cierre del 2018, la UIGV registró S/27.6 millones en pasivos corrientes, de los cuales S/11.3 millones correspondieron a préstamos bancarios y S/8 millones a deudas con proveedores. Aunque Sandoval asegura que la deuda con los bancos es pagada siempre a tiempo —para no cerrarse las puertas del sistema financiero—, sí acepta haberse financiado con proveedores. “En proveedores es otro tema, hemos tenido que cortar todo y pagar poco a poco. Es lo lógico”.

DESPIDOS Y ALQUILERES

Los recortes no han sido suficientes para alcanzar la estabilidad. “Nunca atacamos la parte principal, que es el excedente de trabajadores. Tenemos 83 docentes ordinarios, pero 758 entre empleados, obreros y vigilantes. Hoy el 70% de la planilla es de estos empleados [no docentes]”, dice Sandoval. En el 2018, sólo los sueldos de administrativos ascendieron al 54% del gasto de personal, que totaliza S/106.3 millones. En consecuencia, la universidad ha tomado la decisión de despedir 400 empleados este mes. “Debió haber sido en junio, pero por el reportaje [realizado por Cuarto Poder], ya estarían afuera gritando. Julio será el mes clave”, afirma.
Sandoval asegura que el plan de despidos nace de las recomendaciones hechas por un estudio encargado antes de presentar el Plan de Adecuación a la Sunedu. “La consultora Fahsbender, que tiene experiencia con universidades ya licenciadas, recomienda desvincular progresivamente al personal obrero y administrativo cuyas funciones no añaden valor a la organización”, asegura. Fahsbender Consulting, con sede en Piura, lista entre sus clientes a la Universidad Nacional de Piura o la San Antonio Abad del Cusco. Esta revista se comunicó con su gerente general, Juan Carlos Fahsbender —hoy gerente para la Reconstrucción con Cambios en Piura—, quien detalló que el estudio fue elaborado por la consultora asociada a su firma Liliana Carrillo, pero a título personal.
“La desvinculación va a ser de acuerdo a ley. Ya hemos ido al Ministerio de Trabajo (MTPE) a demostrar financieramente cómo estamos. Las liquidaciones serán de alrededor de S/1 millón y se van a abonar de forma escalonada hasta fin de año”, explica Sandoval. Consultado al respecto, el MTPE aseguró que no posee registro de ningún proceso de este tipo para la UIGV. Finalmente, está el plan para reubicar la escuela de posgrado y la facultad de Educación al campus de la Av. Simón Bolívar, en Pueblo Libre, para liberar inmuebles que serán alquilados. “Educación está en un tremendo local de 90 aulas y sólo usa 14. Nos vamos a licenciar sólo sobre siete locales y una filial [Chincha], y todos los demás pasarán a ser alquilados”, dice Sandoval.

APENAS EL PRIMER PASO

Aunque su problema más urgente es el financiero, la UIGV todavía tiene un largo camino por recorrer para sobrevivir. “El informe inicial de Sunedu contempla 28 requerimientos para la universidad, y sólo unos cuantos están referidos a la sostenibilidad financiera”, contó a SEMANAeconómica una fuente vinculada al proceso de licenciamiento que pidió anonimato por tratarse de información reservada. Esto es especialmente complicado dado el ‘cuello de botella’ que genera la incertidumbre para las finanzas universitarias. “Los bancos ya no nos están prestando dinero. El caso Telesup despertó mucha suspicacia en el sector financiero y, aunque demostremos respaldo inmobiliario, dicen que no pueden darnos dinero hasta que tengamos la licencia. El alumno también retrae sus pagos”, dice Sandoval.
Uno de los problemas pendientes —según la fuente de Sunedu— está en la alta dirección de la universidad, al mando de la cual el rector Luis Cervantes Liñán lleva 15 años. De acuerdo a información a la que esta revista tuvo acceso, mientras el presupuesto para planilla de profesores contratados bajó de S/44 millones a S/20.5 millones y el de ordinarios, de S/27 millones a S/23.75 millones entre el 2015 y el 2018, la partida de profesores que son funcionarios fue la única que creció. Entre enero del 2015 y enero del 2018, el presupuesto mensual para sueldos de docentes ordinarios funcionarios aumentó S/200,000, hasta S/633,000, al contrario de la política de recorte expresada en el resto de la planilla.
En un proceso abierto en el 2013 ante la Corte Superior, la Fiscalía sostuvo que Cervantes Liñán percibió —a raíz de ‘bonos de producción’ que le fueron asignados— una remuneración declarada de S/1.7 millones en febrero del 2011, en mayo una de S/1.2 millones, en junio una de S/2.1 millones, y en septiembre del 2012 otra de S/1.2 millones. “El sueldo de S/2 millones del rector nunca existió, ni existe, ni va a existir. Lo que hubo fue un sinceramiento de beneficios sociales, vacaciones truncas, gratificaciones, todo adeudado. El pago se hizo una única vez”, argumenta Sandoval. El proceso mencionado fue archivado definitivamente en el 2015, debido a errores formales en la presentación de la apelación y al incumplimiento de plazos para rectificarlos.
En el 2014, la Comisión de Educación del Congreso, presidida por Daniel Mora, concluyó que Cervantes y su alta dirección habían recibido remuneraciones por S/215 millones en nueve años, y que el rector había cometido seis delitos, entre los que estaban fraude en la administración de persona jurídica, defraudación tributaria y lavado de activos. Este informe, sin embargo, fue declarado nulo por el juez Ricardo Chang Racuay, quien había obtenido una maestría en la UIGV y que en mayo fue detenido de forma preliminar por el caso Los Cuellos Blancos del Puerto.
Pero más allá de la cuantía de los sueldos, el problema está en el ‘copamiento’ político de los puestos de dirección, asegura la fuente de Sunedu. Ejemplo de ello es una resolución de junio pasado en la que la Asamblea Universitaria nombra como vicerrector al Consejo Universitario, que preside el propio Cervantes Liñán. Consultado sobre si, de cara a obtener el licenciamiento, el rector debería renunciar tras 15 años en el cargo, Sandoval alega que “la misma pregunta deberíamos hacerle al rector de la [Universidad] San Martín, José Antonio Chang [quien tiene 18 años en el cargo y su universidad ya está licenciada] o a Marcial Rubio [quien fue rector por nueve años de la PUCP, también licenciada]”.
SEMANAeconómica tomó conocimiento que el lunes 15 se inició una diligencia en los locales de la UIGV por parte de Sunedu para supervisar algunos de los compromisos adquiridos por la universidad en su Plan de Adecuación. Además de garantizar su sostenibilidad financiera, la universidad tendrá que demostrar avance en los 19 indicadores “desfavorables” y solidez en los 13 “en riesgo”. Su futuro —y el de sus 18,000 estudiantes— depende de ello.
Fuente: Semana Economica

viernes, 12 de julio de 2019

¿Regeneración o degeneración 30220?


Por Lic. Engels  A. Ortiz Samanamud

En 1983, le preguntaron al maestro Luis Alberto Sánchez, si la ley universitaria 23733 se oponía a la gratuidad de la enseñanza y acababa con la autonomía universitaria, a ello, Sánchez respondió que de ninguna manera y oponerse a que los decanos sean doctores es cretino, sentenció.
En 1996, el arquitecto Javier Sota Nadal, siendo rector de la UNI y presidente de la ANR, se refirió a la proliferación de universidades, puesto que de tener 8 universidades en la década del 50, ahora tenemos 60. Sota Nadal advirtió que podíamos estar frente a “CLAES universitarios”
En el 2014, el excongresista Daniel Mora Zevallos, denunció la existencia de universidades de dudosa calidad académica y las calificó de “universidades chicha”, dado que funcionaban en mercados y encima de chifas, siendo una burda estafa para miles de estudiantes.
Estando a dos años del bicentenario, somos cerca de 33 millones de peruanos y tenemos 144 universidades, mientras que Brasil supera los 200 millones de habitantes y tiene 204 universidades.
En Julio del 2014, se promulgó y publicó en el diario oficial El Peruano, la nueva ley universitaria 30220, que creó la Superintendencia Nacional de Educación Universitaria (SUNEDU), siendo una de sus funciones llevar a cabo el proceso de licenciamiento institucional de las universidades públicas y privadas.
Tras cumplirse 5 años de la ley 30220 tenemos 76 universidades licenciadas, 58 universidades por licenciarse y 10 universidades privadas con licenciamiento denegado; 865 mil universitarios están matriculados en las universidades licenciadas y 47 universidades tuvieron que cerrar 1188 carreras para poder licenciarse.  
La ley 30220 tuvo una modificación en su artículo 84, permitiendo que la edad límite para la cátedra universitaria sea de 75 años.
De las 76 universidades licenciadas se tiene que 10 universidades se han licenciado por un periodo de 10 años sin acogerse al Plan de Adecuación (PDA) y las 66 restantes se han licenciado por un periodo de 6 años y acogiéndose al PDA, gran parte de ellas.
El actual gobierno amplió el proceso de licenciamiento hasta fines de este año, por lo que a la fecha se tiene, 10 universidades con PDA aprobado, 35 universidades con PDA requerido, 5 universidades con verificación presencial y 8 universidades con revisión documentaria.
La ley 30220 al igual que la ley 23733 ordena que el salario de los catedráticos sea homologado con el sueldo de los magistrados del Poder Judicial, sin embargo, ello no se está cumpliendo.
En conclusión, considero que la ley 30220 ha generado cambios sustantivos en el sistema universitario peruano, sobre todo en las universidades públicas, por ejemplo, la elección universal ponderada de las autoridades. Asimismo, el próximo año, tendremos la primera generación de universitarios que obtengan su bachiller por media una tesina y su título profesional conociendo dos idiomas. El gobierno ha transferido recursos económicos adicionales al presupuesto ordinario a diversas universidades públicas que se han licenciado y cumplido metas como también ha transferido presupuestos extraordinarios para los catedráticos que se dediquen a la investigación.
Empero, la SUNEDU, ha sido muy permisiva con la creación del PDA permitiendo con ello la existencia de universidades que no realizan investigación.
Esperemos que el proceso de licenciamiento institucional concluya definitivamente en diciembre de este año y el próximo año se inicie el licenciamiento por especialidades y se le haga el debido seguimiento a las universidades licenciadas por un periodo de 6 años con PDA.

martes, 9 de julio de 2019

Se puso fin al litigio entre la PUCP y el Arzobispado de Lima

Hoy, lunes 8 de julio, el Dr. Carlos Garatea Grau asumió el rectorado de nuestra Universidad para el periodo 2019-2024. Esta nueva gestión también es integrada por la primera vicerrectora Dra. Cristina del Mastro, en el Vicerrectorado académico; el Dr. Aldo Panfichi, como segundo vicerrector, en el Vicerrectorado de Investigación; y el Dr. Domingo González, como tercer vicerrector, en el Vicerrectorado Administrativo.
En la ceremonia de renovación del rectorado, que se realizó en el Auditorio de Derecho, participaron los representantes de la Iglesia, su Eminencia Reverendísima Giuseppe Cardenal Versaldi, Gran Canciller de la PUCP; el Excelentísimo Monseñor Nicola Girasoli, Nuncio Apostólico de su Santidad el Papa Francisco; el Excelentísimo Monseñor Miguel Cabrejos, Vice-Gran Canciller de la PUCP; su Eminencia Reverendísima Pedro Cardenal Barreto; el Excelentísimo Monseñor Carlos Castillo, Arzobispo de Lima y Primado del Perú; el Excelentísimo Monseñor Salvador Piñeiro, Arzobispo de Ayacucho; el Excelentísimo Monseñor Robert Prevost, Obispo de Chiclayo; y el R.P. Gustavo Gutiérrez.
También estuvieron presentes el Dr. Efraín Gonzales de Olarte, rector pro tempore saliente; el Dr. Salomón Lerner Febres, rector emérito; el Dr. Hugo Sarabia, el Ing. Luis Guzmán Barrón y el Dr. Marcial Rubio Correa, exrectores de nuestra casa de estudios. Asimismo, nos acompañaron autoridades académicas de la Universidad del Pacífico, Universidad Peruana Cayetano Heredia y la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.
De acuerdo con el protocolo, la ceremonia de renovación del rectorado se inició con una paraliturgia oficiada por Monseñor Salvador Piñeiro, quien dio la bendición a nuestras nuevas autoridades. Posteriormente, el Dr. Garatea reafirmó su compromiso católico en el acto de profesión de fe.

Renovación de rectorado

En su discurso, el Dr. Gonzales de Olarte, hizo un recuento de los seis meses en los que asumió la conducción de nuestra Universidad. “Cuiden su alma mater, estén orgullosos de ella, y herédenla, háganla crecer”, pidió a los alumnos de la PUCP.
Uno de los anuncios más importantes –mencionado por el Dr. Gonzales de Olarte y el Arzobispo Castillo– fue el cese de los juicios entre la PUCP y el Arzobispado de Lima por el legado de José de la Riva Agüero, benefactor de nuestra Universidad, hecho que propició la ovación de la concurrencia en el Auditorio de Derecho.
“Felicito al nuevo equipo rectoral, le expreso mi respeto y confianza. Sabrán hacer una gestión exitosa y deseo que puedan contar con el apoyo de toda la comunidad, pues nuestra Universidad lo necesita. Al cumplirse el rectorado pro tempore que se me encomendó, puedo decir misión cumplida”, añadió el rector pro tempore saliente, momentos antes de imponer la medalla de rector al Dr. Garatea.
Por su parte, en su primer discurso como rector, el Dr. Garatea recordó las clases del Dr. Luis Jaime Cisneros, a quien evocó como maestro y mentor, sobre todo en el arte del diálogo y la escucha.
“Cuando hablamos de la PUCP hablamos de una universidad peruana. `De la PUCP al Perú y del Perú a la PUCP´. Hay más en ese título que un simple ida y vuelta de palabras. Señala una responsabilidad y un deber institucional con nuestra cultura, con nuestra historia y con una sociedad en la que existe una inmensa cantidad de personas marginadas, vulnerables, anhelantes, que sobreviven con la esperanza de un mañana mejor. La PUCP debe responder y plantearse la tarea real, no retórica ni la enunciada para cumplir con el protocolo, de contribuir con el desarrollo de un país, donde la justicia y la equidad sean el pan de cada día y no la excepción”, señaló el nuevo rector. Asimismo, adelantó algunas de las medidas que se tomarán en sus primeros días de gestión, entre ellas fomentar el diálogo a través de reuniones continuas con docentes, estudiantes y otros representantes de nuestra comunidad. “Una universidad que no dialoga no es universidad”, aseveró.

Primera vicerrectora académica

Cabe destacar que, en su calidad de primera vicerrectora académica, la Dra. Cristina del Mastro es la mujer que ha ocupado el cargo más alto hasta la fecha en la PUCP. “No ha sido un camino fácil, como mujer ha significado esfuerzo, trabajo y entrega. Como primera vicerrectora académica mujer y educadora de la PUCP, me encuentro comprometida con los retos y tareas que debemos asumir para poder mantener nuestra excelencia académica, así como los valores que caracterizan a nuestra comunidad: ser plural, inclusiva y democrática”, señaló en su discurso y agradeció a sus maestros, colegas, estudiantes y familiares por la confianza depositada.
La ceremonia concluyó con la participación de nuestro Gran Canciller, quien entregó al Dr. Garatea el documento de Confirmación de Rector por la Congregación para la Educación Católica del Vaticano.