lunes, 21 de mayo de 2012

Taylor Wilson, el niño que crea bombas nucleares

Taylor Wilson es un genio precoz, que a los 14 años construyó un reactor atómico de fusión, y a los 18, es considerado el físico nuclear más prometedor del mundo.
La historia de este joven estadounidense, nacido en Texarkana (Arkansas), inició como una formación autodidacta con pruebas en el garaje de su casa, hasta que sus padres se dieron cuenta de sus habilidades y lo inscribieron en la Academia Davidson, un colegio público subvencionado, anexo a la Universidad de Nevada, exclusivo para genios.
La familia Wilson se mudó a Reno, y fue con el asesoramiento de sus tutores que el niño prodigio consiguió acabar su reactor de fusión.
En declaraciones a la revista XL Semanal, el joven contó también sobre su obsesión por combatir al terrorismo, dijo que ya ha diseñado un escáner capaz de detectar armas nucleares en los contenedores de los buques mercantes. También, resaltó que otro gran reto es “acabar con el cáncer”.
“Taylor lleva trabajando en novedosas técnicas de radioterapia desde la adolescencia. A diferencia de otros genios con tendencia a vivir en las nubes, su creatividad no se limita al campo teórico: enseguida busca aplicaciones prácticas a sus investigaciones”, recoge ABC.es.
La fama de Taylor llegó a oídos del propio presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien se ha entrevistado con él. Además, el nueve veces premiado físico colabora con la agencia norteamericana de energía atómica y ha sido invitado como conferenciante a las charlas tecnológicas de la prestigiosa organización TED.